Os presentamos a nuestro pez favorito: el pez luna o Mola mola. Su nombre común hace referencia a su forma de luna llena, y el científico, Mola mola, a su parecido con las muelas de los molinos.

Este pez óseo, puede llegar a pesar más de dos toneladas, aunque en nuestras costas, lo más habitual es ver ejemplares más pequeños.

Normalmente, en el mar, le vemos agitando su aleta dorsal fuera del agua, por lo que a veces se le confunde con un tiburón. También es común verlo en posición horizontal, tumbado sobre un costado en la superficie, posición que utiliza para tomar el sol y ¡para dejarse desparasitar por las gaviotas!

En nuestras rutas por la Bahía de Altea, no es extraño encontrarnos con uno de estos asombrosos peces. En ocasiones, se sumergen lentamente y en otras, sin embargo, nos deleitan dejándose desparasitar tranquilamente o descansando al sol. En cualquier caso, una bonita sensación se apodera del barco y sus tripulantes.

Y es así, a través de las sensaciones, como aprendemos, recordamos y valoramos.