Close Sidebar

    …de Les Pesqueres de Cingle

    Segons ens conta Pepito la Pana, en els anys vint un grup d’atrevits homens del Poble Nou de Benitaxell, en un intent d’ampliar la seua zona d’acció, van construir unes precaries Pesqueres de Cingle en les parets del Morro de Toix. En aquestes pesqueres feien la temporada del calamar, durant els mesos d’hivern (gener, febrer i març), durant els quals es dedicaven a la peixca d’aquest cefalòpod a la nit, i pel matí anaven a la plaça de Calp en bicicleta per tal de vendre la seua captura. Després tornaven a un casup on descansaven unes hores, fins que tornava la nit i a la llum d’un cresol començava altra vegada la peixca. Aquesta aventura va durar fins els anys 40 o 50 i després es van abandonar les pesqueres.

    Anys despres, a finals dels anys 60, Pepe i un amic seu de Gata, que va ser el que el va iniciar en aquesta pesquera, van marxar fins al Poble Nou i van demanar permis als antics propietaris per a reconstruir i utilitzar les pesqueres. Els homens, s’ho van prendre a broma i els van dir que cap problema, que quan acabaren la feina ells ho volien veure. Despres de molt de treball i disgustos van acabar es seu desitj i van anar a buscar aquells homens desconfiats. Aquella nit van pescar tots plegats a la nit i van aconsseguir batre el record amb una pesca de quasi 200 kg de calamars. Quan van tornar els homens al Poble Nou, parlaven de Pepe la Pana i el seu amic gatero com si fossin autentics herois, ja que ells no havien vist ni imaginat mai unes pesqueres tan ben construïdes i amb aquesta producció. Per cert que mai van tornar a pescar tanta quantitat de calamar, peró el nom ja el tenien.

     

    Salut i peixos!

    Un fort agraïment a Pepito la Pana pel seu testimoni, i a Ullades Naturals per la foto.

    Un pez que Mola

    Os presentamos a nuestro pez favorito: el pez luna o Mola mola. Su nombre común hace referencia a su forma de luna llena, y el científico, Mola mola, a su parecido con las muelas de los molinos.

    Este pez óseo, puede llegar a pesar más de dos toneladas, aunque en nuestras costas, lo más habitual es ver ejemplares más pequeños.

    Normalmente, en el mar, le vemos agitando su aleta dorsal fuera del agua, por lo que a veces se le confunde con un tiburón. También es común verlo en posición horizontal, tumbado sobre un costado en la superficie, posición que utiliza para tomar el sol y ¡para dejarse desparasitar por las gaviotas!

    En nuestras rutas por la Bahía de Altea, no es extraño encontrarnos con uno de estos asombrosos peces. En ocasiones, se sumergen lentamente y en otras, sin embargo, nos deleitan dejándose desparasitar tranquilamente o descansando al sol. En cualquier caso, una bonita sensación se apodera del barco y sus tripulantes.

    Y es así, a través de las sensaciones, como aprendemos, recordamos y valoramos.

     

     

    La esencia de la Bahía

    En aguas de la Bahía de Altea, faenan hoy algunas pequeñas embarcaciones dedicadas a la pesca artesanal. Este es un tipo de pesca que combina normalmente diferentes artes menores, como el trasmallo, y la extracción de pulpos con las tradicionales “polperes” o “cadufos”.

    En la foto, aparece el Poalet con sus dos tripulantes, Pablo y Adrián, faenando frente a los acantilados de la Serra Gelada durante una de nuestras rutas. El Poalet es una de estas barcas de pesca artesanal que, cada mañana, salen a faenar a pocas millas de la costa, casi siempre visibles desde tierra. Cada día, es diferente. Han de tener en cuenta muchas variables, como el estado de la mar, la época del año, y por tanto la especie objetivo, el tipo de red necesaria y el lugar adecuado para calarla. Un oficio, que lejos de ser una ciencia exacta, requiere un gran conocimiento del mar y del entorno. Conocimiento que ha sido trasmitido de generación en generación, como un tesoro que se resiste a ser olvidado.

    Hoy, este oficio tradicional parece sacado de otro tiempo. Conocer su gran valor patrimonial, su carácter sostenible y sobretodo, ver el oficio “in situ”, nos trasporta a la esencia de la Bahía, a historias y costumbres casi olvidadas, a tradición con sabor a mar.

     

     

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR